preguntas
frecuentes

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE LOS DISTINTOS TIPOS DE AGUA EMBOTELLADA?

Agua mineral: No contiene menos de 250 partes por millón del total de sólidos disueltos (minerales).

Agua gaseosa: El agua a la que se agrega gas carbónico.

Agua de manantial: El agua que derivada de una formación subterránea emergiendo naturalmente a la superficie de la tierra.

¿PORQUE TRATAR EL AGUA?

Debemos tratar el agua destinada al consumo por posibles contaminantes. Entendemos por contaminantes el conjunto de factores o hechos que incidiendo sobre los alimentos o bebidas provocan alteraciones o crean situaciones que determinan un riesgo para la salud. También hay una contaminación natural propia por las características del terreno y fauna de la zona. El agua es el principal componente de nuestra dieta alimenticia.

¿QUÉ ES EL AGUA DURA?

Es aquella que contiene un alto nivel de minerales, en particular sales de magnesio y calcio. A veces se da como límite para denominar a un agua como dura una dureza superior a 120 mg CaCO3/L. A partir de estos niveles, el sarro se acumula en las cañerías y tapona y carcome calefones, termotanques, lavavajillas y otros artefactos que utilizan agua.

¿QUÉ ES EL AGUA BLANDA?

Es aquella en la que se encuentran disueltas mínimas cantidades de sales. Si no se encuentra ninguna sal diluida entonces se denomina agua destilada.

¿CUALES SON LOS BENEFICIOS DEL AGUA BLANDA?

El agua blanda evita la formación de depósitos de sarro en la vajilla; prolonga la vida útil de los artefactos que usan agua; evita las arrugas y la deshidratación de la piel; reduce el riesgo de enfermedades de la piel; y contribuye al cuidado del medio ambiente.

¿CUÁNTA AGUA DEBO TOMAR POR DÍA?

Se aconseja la ingestión de 2 litros de agua diarios (8 vasos aprox.), como mínimo, cuando hace calor y de litro y medio con temperaturas menores.

EL AGUA UN RECURSO NATURAL

El agua, al mismo tiempo que constituye el líquido más abundante en la Tierra, representa el recurso natural más importante y la base de toda forma de vida.

El agua puede ser considerada como un recurso renovable cuando se controla cuidadosamente su uso, tratamiento, liberación, circulación. De lo contrario es un recurso no renovable en una localidad determinada.

Aproximadamente 97% del agua del planeta es agua salina, en mares y océanos; apenas 3% del agua total es agua dulce (no salina) y de esa cantidad un poco más de dos terceras partes se encuentra congelada en los glaciares y casquetes helados en los polos y altas montañas.